En el enfoque: el 2º aniversario de la anexión de Crimea

Non-paper

- La intervención armada de Rusia contra Ucrania que tuvo como resultado la ocupación de la República Autónoma de Crimen y de la ciudad de Sebastópol se produjo bajo los pretextos imaginarios y ficticios del “restablecimiento de la justicia histórica”, “el respeto de la voluntad del pueblo de Crimen” y “la protección de la población rusófona”.

- El carácter premeditado de esta operación militar con el fin de ocupar la península de Crimea, lanzada el 20 de febrero de 2014 y culminada el 21 de marzo de 2014 con la aprobación de la así llamada Ley Federal de Rusia sobre la adhesión de Crimea, fue confirmado por el Presidente ruso Vladimir Putin en persona en la película “Crimea: el retorno a la Patria”, aunque anteriormente la parte rusa rotundamente negada su papel en los acontecimientos en Crimea. El referéndum ficticio celebrado el 16 de marzo de 2014 sirvió de un maquillaje de fundo formal para crear apariencia de la legitimidad de la anexión tramada.

- El así llamado referéndum sobre el estatus de Crimea concebido por Rusia y celebrado el 16 de marzo de 2014 en condiciones del fuerte despliegue militar ruso en la península, la ulterior promulgación del Tratado sobre la adhesión de la República de Crimea a la Federación de Rusia y del Tratado entre la Federación de Rusia y la República de Crimea constituyeron el punto culminante del accionar ilegítimo de Rusia en el territorio de la República Autónoma de Crimea y la ciudad de Sebastópol y fueron una pieza integral de la ofensiva a gran escala del Kremlin en la región de Donbás.

- La República Autónoma de Crimea y la ciudad de Sebastópol siguen siendo la parte inalienable de Ucrania que está bajo la ocupación provisional por las tropas rusas a consecuencia del acto de agresión. En violación al derecho internacional y sus propias obligaciones Rusia anexó la parte del territorio soberano de Ucrania, se apropió de las facilidades militares ucranianas y la propiedad de Estado ucraniano. La ocupación rusa de la República Autónoma de Crimea y la ciudad de Sebastópol constituyen una violación de la Carta de las Naciones Unidad y del Acta Final de Helsinki de 1975, en particular del principio de la inviolabilidad de las fronteras, y representa una amenaza a la seguridad y la estabilidad en Europa.

- La ocupación rusa de estos territorios constituye una violación de las normas del derecho internacional y del derecho internacional humanitario así como una violación de las obligaciones y compromisos asumidos por Rusia de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas, el Acta Final de Helsinki, el Estatuto del Consejo de Europa, el Memorando de Budapest sobre las garantías de seguridad y los compromisos bilaterales ucraniano-rusos.

- En la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas 68/262 “La integridad territorial de Ucrania” aprobada el 23 de marzo de 2014 con 100 votos a favor, 11 votos en contra y 58 abstenciones la comunidad internacional reafirmó la soberanía de Ucrania sobre la península de Crimea rechazando a reconocer de esta forma la soberanía de cualquier otro sujeto del derecho internacional sobre la misma. Asimismo el documento subraya la importancia de que todos los estados se abstengan de cualquier acción encaminada a quebrantar la unidad nacional de Ucrania y su integridad territorial, comprendido a través de la modificación de sus fronteras por medio de la amenaza o uso de la fuerza.

- La comunidad internacional condena de forma unánime la agresión de Rusia en curso contra la soberanía y la integridad territorial de Ucrania y rechaza tajantemente la política rusa de hechos consumados en los asuntos internacionales.

- Conforme a la legislación de Ucrania, el territorio de la península de Crimea es reconocido como provisionalmente ocupado. El territorio de la península de Crimea es una parte inalienable del territorio de Ucrania sujeto a la Constitución y la legislación de Ucrania. – Los perjuicios causados a Ucrania por la ocupación rusa del territorio de la península de Crimea asciende a 1 mil millones de hryvnas. Rusia es completamente responsable por la nacionalización de la propiedad de Estado ucraniano así como por causar daños a ésta.

- El fortalecimiento de la logística militar rusa en curso en Crimea debe ser parada. La desmilitarización completa de la península incluyendo el repliegue de las tropas rusas, las armas nucleares y el equipo militar tiene que ser impuesta.

- La Federación de Rusia debe cesar todas sus actividades ilegítimas en el Estrecho de Kerch.

- De conformidad con el Art. 33 de la Convención sobre la protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales, el Gobierno de Ucrania presentó ante la Corte Europea de Derechos Humanos tres denuncias contra Rusia por violar los derechos garantizados por la Convención y los protocolos pertinentes.

- Ucrania aprecia el no reconocimiento de-jure y de hecho por parte de la comunidad internacional de la soberanía rusa sobre Crimea, su espacio aéreo y las aguas territoriales adyacentes. Los estados tienen que abstenerse de cualesquiera acciones o cooperación en el marco de los organismos e instituciones internacionales que puedan ser interpretadas como el reconocimiento del cambio del estatus de la República Autónoma de Crimea y la ciudad de Sebastópol.

- El deterioro agravante de los derechos humanos y libertades fundamentales en la República Autónoma de Crimea y la ciudad de Sebastópol deben ser un tema de atención particular de la comunidad internacional debido al acceso restringido impuesto por Rusia para los grupos de monitoreo del Consejo de Europa y otros organismos internacionales.

- La comunidad internacional está sumamente preocupada por el destino de los tártaros de Crimea como el pueblo autóctono de la península y por la degradación general de los derechos humanos en la República Autónoma de Crimea y la ciudad de Sebastópol así como en ciertas áreas de las regiones de Donetsk y Lugansk que permanecen bajo la ocupación de la Federación de Rusia. De conformidad con la Cuarta Convención de Ginebra, es la responsabilidad de la Federación de Rusia de asegurar la protección de los civiles en los territorios ocupados por ella.

- Las conclusiones y recomendaciones de los organismos internacionales y las misiones de los derechos humanos evidencian la atmósfera de miedo, incertidumbre e inseguridad reinante en la República Autónoma de Crimea debido a las represalias intensificadas por parte de las autoridades de ocupación, que incluyen la persecución, el aislamiento y el descrédito de las figuras prominentes de la comunidad tártara de Crimea y de la cúpula de Mejlis (Congreso del Pueblo Tártaro de Crimea). En estas condiciones desde el 20 de febrero de 2014 hasta la fecha unos 20 mil tártaros de Crimea han abandonado la península oficialmente.

- Las autoridades rusas de ocupación de Crimea habitualmente interpretan de forma arbitraria y bajo fundamentos sumamente políticos las decisiones sobre la autorización de los eventos con la participación de los tártaros de Crimea.

- Los casos de Oleksandr Kolchenko y Oleh Sentsov, nacionales de Ucrania residentes de Crimea, condenados por una corte rusa a 10 y 20 años respectivamente, constituyen un desprecio desafiante por parte de Rusia de los derechos humanos y libertades fundamentales.

- Las autoridades rusas de ocupación siguen llevando a cabo las políticas de persecución y allanamiento infundado de los activistas pro-ucranianos.

- La forzada “documentación” (expedición de los pasaportes rusos) y la naturalización forzada de los residentes de Crimea afecta de forma negativa sus vidas cotidianas in particular en las esferas de la propiedad, negocios, acceso a la salud pública, educación, servicios sociales, empleo etc.

- Por la segunda vez en el transcurso de últimos 100 años los tártaros de Crimea afrontan una política deliberada del estado vecino con propósito de aniquilar la diversidad lingüística, religiosa y cultural de este pueblo.

- La guerra híbrida desatada por Rusia contra Ucrania constituye un intento de borrar por completo la historia de la identidad cultural de los numerosos pueblos que habitaban y siguen habitando en Crimea sustituyéndola por una historia del Imperio Ruso.

- El accionar de las autoridades de ocupación en la República Autónoma Crimea y la ciudad de Sebastópol representa una amenaza de carácter cultural a la civilización y socava los fundamentos del patrimonio étnico y cultural de los pueblos de la península de Crimea.