LLAMAMIENTO

Llamamiento del Presidente de la Verjovna Rada de Ucrania, del Comité de la Verjovna Rada de Ucrania para la integración europea a los parlamentos de los países extranjeros y asambleas parlamentarias internacionales sobre la violación, por la Federación de Rusia, de los derechos y libertades fundamentales del hombre y la agravación de persecuciones políticas

 La Federación de Rusia continúa violando gravemente los derechos humanos y está transformándose en un estado totalitario. Con las violaciones sistemáticas de los compromisos internacionales y las normas del derecho internacional la Federación de Rusia se desmarca de los ideales de la libertad y democracia y de sus obligaciones internacionales. El derrumbamiento dedicado, por parte del régimen en el poder, de los restos de la primacía del derecho para continuar la agresión contra un estado europeo soberano lleva no solamente a represiones contra ciudadanos rusos y países vecinos, sino constituye también una amenaza para la democracia en Europa y en el mundo.

El 25 de agosto de 2015 la Federación de Rusia ha sobrepasado la frágil frontera que separa un estado con la cultura legal baja del estado totalitario con persecuciones políticas y presos políticos. El Tribunal Militar del Cáucaso del Norte de la ciudad de Rostov-on-Don (Federación de Rusia) profirió el fallo en el caso contra los ciudadanos de Ucrania Oleh Sentsov y Oleksandr Kolchenko, encarcelándolos a 20 y 10 años de prisión respectivamente.

Este acto de represión ilegítimo y políticamente motivado fue la culminación de un proceso judicial parcial que duró más de un año y era caracterizado por un cinismo especial y un nihilismo legal. La farsa judicial ha sido una burla abierta de Rusia respecto a la primacía del derecho, a los derechos y libertades del hombre.

Los ciudadanos ucranianos fueron privados, de manera demostrativa, de la protección consular por parte de su estado. Las autoridades rusas después de la ocupación de la Península de Crimea se recusaron a reconocer la ciudadanía ucraniana a los habitantes de Crimea, imponiendo forzadamente la ciudadanía rusa a toda la población del territorio ocupado, en contradicción con las normas y principios del derecho internacional humanitario y las obligaciones de la Federación de Rusia como estado ocupante que provienen del Artículo 45 de la Convención de La Haya de 1907 y del Artículo 47 del Convenio Relativo a Protección de Personas Civiles en Tiempo de Guerra de 1949.

La parte rusa ignora numerosos llamados de la comunidad internacional de parar con represiones políticas, se recusa a cumplir las estipulaciones de cuatro resoluciones de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, aprobadas en 2015, que contienen el llamamiento a las autoridades de Rusia a liberar a todos los rehenes y personas detenidas ilegalmente.

Dicho Tribunal militar no se paró ante la falta de competencia para hacer justicia con respecto a actos realizados fuera del territorio de la Federación de Rusia internacionalmente reconocido. La Federación de Rusia se ha guiado apenas por el deseo de quebrantar el espíritu patriótico de los ucranianos, obligarlos y a otros ciudadanos que no estén preparados para conformarse con la agresión rusa, a convertirse en víctimas silenciosas de la arbitrariedad y del totalitarismo.

Los casos fabricados contra los ciudadanos ucranianos N.Savchenko, O.Sentsov, O.Kolchenko y otros rehenes políticos han confirmado definitivamente la opción del régimen en poder en Moscú para separarse de los valores democráticos y de la comunidad internacional civilizada.

La transformación de la Federación de Rusia en un estado totalitario y agresivo, cuya ideología principal es la política de represiones, revisionismo y militarismo, es una amenaza directa a la estabilidad y la democracia en Europa y en el mundo.

En este sentido, llamamos los parlamentos de los países extranjeros y asambleas parlamentarias internacionales:

-        a apoyar los esfuerzos de Ucrania dirigidos a la liberación de los ciudadanos de Ucrania que están siendo mantenidos ilegalmente en el territorio de la Federación de Rusia;

-        a condenar las farsas judiciales ilegítimas y la detención ilegal de los ciudadanos de Ucrania Nadiya Savchenko, Oleh Sentsov, Oleksandr Kolchenko, Mykola Karpiuk, Akhtem Chyihoz, Ali Asanov, Mustafa Dehermendzhy y otros;

-        a tomar todas las medidas de la diplomacia parlamentaria a su alcance para la liberación más rápida posible de la diputada del Parlamento Ucraniano, miembro de la Delegación permanente de la Verjovna Rada de Ucrania en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa Nadiya Savchenko quien posee la inmunidad diplomática, así como de todos los ciudadanos ucranianos que están siendo ilegalmente detenidos en Rusia;

-        a dirigirse a los gobiernos de sus países con la demanda de tomar todas las medidas políticas y diplomáticas para hacer frente a la agresión y el totalitarismo creciente en la Federación de Rusia, de aumentar la presión, inclusive por medio de preparación de listas de personas contra las que se aplicarán sanciones, con el objetivo de lograr la liberación de los ciudadanos de Ucrania ilegalmente detenidos y devolver a Rusia en los marcos del derecho internacional;

-        evitar que se queden impunes los responsables por graves violaciones de los derechos humanos y crímenes de lesa humanidad que fueron cometidos desde el inicio de la agresión rusa contra Ucrania;

-        intensificar la supervisión internacional sobre la situación en la Federación de Rusia y en los territorios ocupados por ella en el área de la observación de los derechos y libertades del hombre, así como responder inmediatamente a cualquier tipo de violaciones de los mismos;

-        exigir de la Federación de Rusia el cumplimiento cabal e incondicional de sus compromisos, inclusive la estipulación sobre la liberación de todos los rehenes.

Exigimos a la Federación de Rusia que pare con la agresión contra Ucrania, libere inmediatamente y sin condiciones a todos los rehenes y presos políticos, renuncie a la práctica de menospreciar las normas y principios del derecho internacional, llame a la responsabilidad a los culpables por las violaciones de los derechos humanos, las torturas y la intimidación, la presión y las persecuciones ilegales.